La muerte misma

¿Alguna vez te preguntaste cómo vas a morir? ¿De vejez? ¿Ahogado? ¿Por una bala? Una vez soñé que me pegaban un tiro en la cabeza. Y no me desperté. Supuestamente uno se despierta porque no soñamos lo que no conocemos. Supuestamente. Yo creo que conocemos todo. La muerte también. ¿Acaso la muerte no es la lejanía? ¿La pérdida constante de un tiempo prestado? ¿Acaso nuestras células no mueren a cada instante sin darnos cuenta? La muerte es del cuerpo. El cuerpo es de la tierra. No es nuestro. Somos cuerpo, pero no lo tenemos. Somos lejanía. Somos infinito. Eso es lo que nos pertenece. La muerte es un final. Qué frase de mierda, ¿no?. La muerte no es un final. La muerte es. Simplemente. Es. ¿Qué explicación idiota querés darle? ¿Querés autoconvencerte? No tenés ni idea. Conocés todo. Tenés la posibilidad de hacerlo. Pero no tenés idea de nada. Silogismos baratos. Que no me sirven. Porque tengo miedo. ¿De la muerte? ¿Vos también? No. No te creo. ¿Cómo vas a tener miedo de lo que te libera? De lo que te devuelve. Si no pertenecés acá, ¿por qué tener miedo?

Hoy estoy atacado por la desesperación. No. Mentira. Por la desesperanza. No. Tampoco. ¿Por la inexistencia? Por la parte final de la historia. Por la mancha de agua que no se seca. Por el corazón de ese tipo que no sabe lo que pasa. Ni lo que pasó. Por la mirada de ira de su corta vida. Por todo eso, y más. Hoy estoy atacado por la muerte. Por ella también. Por sus ojos. Por su presencia. Por su búsqueda del sol. Como Icaro. Como lo fue una vez. Como no lo es nunca más.

Anuncios

Backstage Photo! (español/français)

Aquí unas fotos del backstage para la sesión con Stéph, en Toulon. Al sur de Francia, con un hermoso paisaje y un excelente momento. Agradezco a Marjo por estas fotos, la verdad es que me sorprendí de verme, tanto por la cara de boludo que pongo, como por las posturas raras que hago. Realmente no me doy cuenta en el momento, pero creo que el resultado es bastante interesante. Gracias también a mi mujer, Clem, que me acompaña siempre. Debe ser difícil soportar a alguien con esos pelos… y esos tatuajes raros… y mejor no sigo! Espero que disfruten de la parte que generalmente no se ve.

Voici quelques photos du backstage pour la séance photo avec Stéph, à Toulon. Au sud de la France, avec un beau paysage et un excellent moment. Je remercie Marjo pour ces photos, à vrai dire, j’ai été surpris de me voir comme ça, autant pour la tête de con que j’ai met, comme pour les postures bizarres que je fais. Franchement, je ne me rendre pas compte, mais je pense que le résultat est assez intéressant. Merci aussi à ma femme, Clem, qui est toujours à mon côté. Ça doit être difficile de supporter quelqu’un avec des cheveux comme ça… et avec des tatouages bizarres… et bon, je m’arrête là! J’espère que vous profitez de ce que généralement on ne voit pas.

Sigue leyendo

El mosquito

El mosquito que no queremos matar. Que no queremos lastimar. Pero tiene hambre. Y está ahí. En tu habitación. Con vos. Tu silueta reposa pesada a lo largo de tu catre. Es la oscuridad. Es el olor a sueño. A destierro. Y lo escuchás. Está zumbando. Sabés que anda por ahí. Y no lo escuchás más. Sabés que está esperando. Espera paciente con sus patitas contra una pared llena de enormes cráteres. De miles de kilómetros, de una superficie extensa. Desde la que se ve eso: Vos. Una cadena de montañas rojas. La cordillera de los Andes en sangre. Para alimentarte en cualquier momento. A vos. Que respira. Se mueve. Esa masa gigantesca es la fuente de tu corta sobrevida como insecto. Esperás que el calor de su nieve se apague. Que descienda por el camino del perdido umbral. Seguís esperando. Zumbás. Es el momento de gloria. Tenés hambre. Tenés deseos. Tenés la esperanza de que no te aplasten. Si lo hacen, es porque hacés mucho ruido. Si lo hacen, es porque no sabés esquivar los oídos.